SAG fiscaliza la potabilidad de la chicha y pipeños

Previo a las fiestas patrias, y en el marco de las fiscalizaciones que realiza el Programa de Viñas, Vinos y Alcoholes del SAG, se han redoblado los esfuerzos para fiscalizar botillerías, restaurantes, centros nocturnos de entretención, ramadas y fiestas costumbristas, garantizando a la población la genuinidad y potabilidad de la chicha y los pipeños, con el objetivo de descartar adulteraciones en el marco de la Ley de Alcoholes.

La fiscalización se concentra en la toma de muestras de los productos, en este caso de chicha y pipeño provenientes del sur del país, las cuales son enviadas al Laboratorio SAG de Lo Aguirre para verificar la potabilidad. A su vez, los inspectores solicitan toda la documentación que señala la ley y que deben poseer todos quienes comercializan este tipo de productos.

El Seremi de Agricultura, Jorge Heiden, señaló que “en estas fiestas patrias el Servicio Agrícola y Ganadero ha puesto énfasis a la fiscalización de la chicha para poder garantizar a la población la potabilidad del producto, y que éste cumpla con la normativa vigente, como indica la Ley de Alcoholes, por lo que se recomienda a la población comprar en lugares establecidos”.

Por su parte, el Director (S) del SAG, Carlos Sarabia, manifestó que “es muy común detectar adulteraciones del producto, tales como mezcla de chicha con agua, adición de azucares, alcohol, sacarina y hasta chancaca, por lo que se hace necesario el verificar la calidad y potabilidad del producto.  Lo más común en la ciudad de Arica ha sido la detección de preservantes, más allá de la concentración autorizada, para mantener por más tiempo el producto a la venta”.

El SAG realiza durante todo el año fiscalizaciones a importadores, productores, distribuidores y otras instancias de bebidas alcohólicas y vinagres, sin embargo, en el mes de septiembre a raíz de las fiestas patrias aumentan las fiscalizaciones por el arribo de barricas provenientes de la zona centro y sur del país.