Cores logran que empresa mitigue los efectos de obras

La mitigación del impacto  que han ocasionados las obras en viviendas contiguas que ejecuta la empresa GEP en los parques integrados  Santiago Arata y  Llacolen, lograron los consejeros integrantes de la Comisión de Infraestructura, que preside Gary Tapia, junto a Alejandro Díaz y al presidente del CORE, Zenón Alarcón, quienes en terreno estuvieron junto a vecinos del sector, además del Director Regional de SERVIU, Francisco Meza, y ejecutivos de la empresa.

Alfredo Tapia, delegado vecinal, manifestó que “estamos conformes por lo logrado, porque entendemos que el progreso significa algunas molestias, y tiene un costo, y como vecinos lo tenemos asumido, y en la medida en que se ejecutaron obras, se alteraron el pasaje, efectos en los vehículos, estacionamientos (…), por lo que logramos un buen acuerdo, y que ojalá estas medidas se cumplan”.

“Y contento, porque estamos en terreno, lo que debieran  hacer otras autoridades, viendo lo que necesitan vecinas y vecinos en sus problemáticas (…) y  hemos logrado  soluciones a algunos de los temas generados, y en otros, les vamos a ayudar (…), en forma coordinada, con el fin de optar a proyectos financiados por el MINVU Y SERVIU”, expresó Tapia.

Desde la empresa constructora, el ejecutivo Esteban Labra, manifestó que los compromisos tácitos son “hacer el levantamiento de los compromisos que inquietan a los vecinos, en donde la empresa pudo tener injerencia en alteraciones que a ellos les inquietan, y de acuerdo a ellos se cumplirá lo contraído”.

En forma adicional, se logró el pintado de señaléticas en familias que tienen entre sus integrantes personas discapacitadas, en especial respecto a la entrada de vehículos. “Y lo importante es que nacen estas soluciones, a raíz de la organización de los vecinos, y ante ellos, como consejeros acudimos al llamado (…), y agradezco la disposición de la empresa y SERVIU con el fin de buscar soluciones”, agregó Tapia.

“Creo que en forma legítima, los vecinos, han demandado mejoras en su sector, a raíz de estas obras, que, de igual manera mejoran este extenso tramo en donde hemos buscado el consenso y compromiso de la empresa y SERVIU”, resaltó Alarcón.

“Hemos sido avales de estos acuerdos, que dejan conforme a ambas partes, y es el rol que siempre hemos estado ejerciendo cuando la comunidad ha demandado nuestra presencia”, destacó Díaz.

Los consejeros, frente a los vecinos, y junto a la empresa y director del SERVIU, adoptaron un acuerdo de continuar fiscalizando, poniendo como fecha tope el 31 de mayo, con el fin de tener resueltos los problemas  y compromisos surgidos.

Ambos proyectos urbanos se ejecutan de manera simultánea y se encuentran en su última etapa de ejecución. La Plaza Integrada Santiago Arata, considera una superficie de 9.900 m2 y tiene una inversión de 732 millones de pesos, a su vez la Plaza Integrada Llacolen, considera una superficie de 8.700 m2 y una inversión de 647 millones de pesos. En total serán más de 19 mil m2 de área destinada a obras de infraestructura urbana, con la finalidad de fomentar actividades deportivas y recreacionales, ayudando a reducir el déficit de áreas verdes consolidadas en el sector norte de la comuna.